¿Cumpliste 40 años pero te sientes igual que cuando tenías 30?

Esa es la mejor señal de que todo va bien, y hay que tratar de mantener ese espíritu todo el tiempo posible.

Sin embargo, a partir de los 40 comienza una transición que hace que tengamos que cuidar algo más nuestras costumbres y adaptar el estilo de vida a nuestro estado físico. Estos cambios son comunes en hombres y mujeres y por tanto, los cuidados necesarios, son particulares de cada género.

De los 40 en adelante: cambios y cuidados en los hombres

Aunque se recomienda la visita anual al urólogo a partir de los 50, desde los 40 no es mala idea hacerse una revisión para ver que todo está en buen estado y descartar futuros problemas. Además, pueden aparecer los primeros síntomas de alteraciones como la disfunción eréctil.

Caída del cabello. Es un proceso que se suele iniciar desde la adolescencia debido al aumento de la cifra y actividad de los andrógenos (hormonas sexuales masculinas). Puede no ser grave siempre y cuando no vaya asociada a una enfermedad de fondo.

Algunos consejos

Vamos a hacer un pequeño resumen de algunas acciones que todos podemos llevar a cabo a partir de los 40 para estar en plena forma:

1. Control del peso. Con el paso de los años, cada vez cuesta más estar en el peso ideal, así que es el momento de vigilar más lo que comes y lo que bebes, tanto en cantidad como en calidad.

2. Actividad física. Con una intensidad adecuada a tu estado, la actividad física es fundamental para controlar el peso y para evitar la aparición de problemas cardiovasculares. ¿Sabías que el ejercicio regular ayuda a prevenir la diabetes y a controlar el colesterol? Si no sabes cómo empezar, puedes visitar a tu médico para que te ayude a conocer tus límites físicos y, si lo considera necesario, descarte problemas cardiovasculares escondidos. Sobre todo, ten cuidado con las lesiones y estira siempre antes y después del ejercicio.

3. Vista. No olvides visitar a un oftalmólogo para evaluar tu agudeza visual y detectar el comienzo de la presbicia. También pueden aparecer otros problemas, como el ojo seco.

4. Tensión arterial. Con los años los vasos sanguíneos pierden elasticidad y la tensión arterial tiende a elevarse. Las consecuencias de la hipertensión se pueden agravar por otros factores que aumentan las probabilidades de sufrir un infarto de miocardio, un accidente cerebrovascular o insuficiencia renal. La hipertensión es especialmente peligrosa porque no suele dar síntomas que alerten de su presencia. Sin embargo, no te obsesiones!

5. Controles de glucosa y de colesterol. A partir de esta edad debes también hacerte análisis cada cierto tiempo para detectar alteraciones en los niveles de glucosa y colesterol. Pero, una vez más, no es necesario obsesionarse: en personas sin factores de riesgo, se recomienda controlar el colesterol cada 5 años.

6. Deja de fumar. Es un factor que incide muy negativamente sobre la salud y, pasados los 40, debemos plantearnos seriamente eliminar el tabaco de forma definitiva. Te aseguramos que tu calidad de vida mejorará de forma inmediata.

Esperamos que este breve repaso te ayude a disfrutar del paso de los años y te permita estar siempre en buena forma, tanto física como emocional. ¡Disfruta a cualquier edad!

Por Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer, Revista BIEN

Edición  No. 43 2019